Inventoras españolas que han hecho nuestra vida más fácil

inventoras españolas que han mejorado nuestras vidas

En el contexto de los orígenes de la Oficina Española de Patentes y Marcas, hace 200 años, que una mujer tuviese los recursos y la posibilidad de crear algo era una situación totalmente excepcional. Las primeras inventoras españolas estaban relegadas al ámbito doméstico y consecuentemente carecían de estudios y tiempo libre, pero sobre todo de autonomía para proteger lo que habían creado: tenían que pedir a su marido u otro familiar que lo registrasen por ellas.

No sería hasta 1923 cuando cualquier persona, independientemente de su sexo, podría solicitar una patente, pero eso no significó una igualdad de oportunidades real. En 2018 el diario El País sacaba a la luz que Las patentes de mujeres son más rechazadas que las de hombres, por lo que no sería de extrañar que todavía a día de hoy existan mujeres que no firmen sus descubrimientos.

Entonces, ¿cuántas patentes existen registradas por hombres pero que pertenecen a mujeres? Seguramente, nunca llegaremos a saberlo, pero lo que sí podemos hacer es conocer a las inventoras españolas de las que se tiene constancia.

Las primeras inventoras españolas y sus inventos

La francesa Francisca Jaquinet fue la primera mujer que patentó un invento en España. Lo hizo en 1826, después de enviudar, y dejó por escrito que el creador del invento había sido su marido. No fue hasta casi 40 años después que se permitiría que una española siguiese sus pasos.

Fermina Orduña

Las primeras inventoras españolas Fermina Orduña
Fuente: Museo OEPM

Fermina Orduña es la primera inventora española que registró una patente. Fue en mayo de 1865 y su curioso invento es un reflejo de las necesidades del Madrid de aquellos tiempos. Consistía en una especie de carro que le permitía transportar una vaca, una cabra o una burra con un sistema para ordeñar al animal y mantener la leche caliente; de esta manera podía repartir leche recién ordeñada a domicilio.

Candelaria Pérez

Candelaria Pérez pidió en 1889 la protección de un diseño que a más de un interiorista de hoy en día le podría servir de mucha inspiración. Consistía en una sobreoptimización de espacios pequeños en la que se incluía todo lo que se podía necesitar, la cocina, el baño y el dormitorio.

Elia Garci- Lara Catalá

inventoras españolas Elia Garci- Catalá
Fuente: Museo OEPM

Elia Garci- Lara Catalá fue una de aquellas mujeres que presenció la dureza de las labores de una ama de casa sin electrodomésticos, así que en 1890 registró el diseño de un espacio todo en uno donde se podía clasificar la ropa, lavarla, secarla, plancharla y, posteriormente, doblarla.

María del Carmen Ortiz de Arce

En 1932, Sor Perboire dio la posibilidad a los invidentes de poder escribir. Su invento consistía en una tableta con punzón con la que podían escribir en braille.

Ángela Ruiz- Robles

inventora española Ángela Ruiz- Robles

Puede que Ángela Ruiz- Robles sea de las inventoras más conocidas de esta época ya que su invento fue el precursor de los ebooks y las tablets que usamos hoy en día. En 1949, patentó su “enciclopedia mecánica”, un aparato que permitía condensar en él todo el volumen de una enciclopedia en papel y que además permitía almacenar archivos de voz.

Julia Montoussé y Julia Rodríguez

Manuel Jalón pasó a la posteridad como el inventor de la fregona, pero en realidad lo que hizo es crear un nombre comercial mucho más pegadizo para la creación que habían patentado años atrás Julia Montoussé y Julia Rodriguez. En 1953, madre e hija patentaron lo que hoy conocemos como la fregona, un cubo y un trapo con un palo. Y sí, en los años 50 las mujeres aún fregaban los suelos de rodillas, por lo que gracias a estas dos mujeres nuestra vida es mucho más sencilla.

Inventoras españolas actuales: la inspiración de las futuras mujeres científicas

La gran diferencia que se puede apreciar entre las primeras inventoras y las científicas actuales es que los motivos que las impulsan a realizar nuevos hallazgos van mucho más allá de facilitar las tareas domésticas. Todas ellas, las de ayer y las de hoy, han contribuido a hacer que nuestro mundo sea un poquito mejor, pero las de mañana tienen la posibilidad de, además, hacernos mejorar como sociedad.

Margarita Salas

En mujeres científicas ya habíamos hablado de ella ya que es una de las científicas españolas más importantes de la actualidad por sus estudios sobre el ADN. Además, uno de los descubrimientos de Margaritas Salas es la patente más rentable de España: descubrir cómo amplificar el ADN desde muestras muy pequeñas.

Teresa Gonzalo

Teresa Gonzalo es coautora de dos patentes relacionadas con el SIDA y el cáncer. Una de ellas, es un gel vaginal que reduce las posibilidades de contagiarse de SIDA en un 80%; un invento pensado y desarrollado para todas aquellas mujeres que no pueden protegerse con otros métodos barrera sin el consentimiento de sus parejas.

Celia Sánchez Ramos

Esta excepcional científica española fue considerada la mejor inventora del mundo por la ONU en 2009 y uno de sus inventos más relevantes es un sistema que permite autentificar la identidad de una persona leyendo su córnea.

Cristina Casadevall de la Cámara

Hoy en día buscar alternativas a los recursos fósiles y el aprovechamiento de desechos para transformarlos en energía u otros materiales es más necesario que nunca; y eso es lo que inventó Cristina Casadevall: Un material en el que se reciclan cáscaras de frutos secos y se mezcla con otros elementos que puede ser empleado para sustituir la madera.

Flora de Pablo Dávila

inventoras españolas flora de pablo

La doctora Flora de Pablo está especializada en biología celular y molecular y es autora y coautora de varias patentes relacionadas con el alzheimer, el cáncer y la relación de la insulina y su precursora en el desarrollo del sistema nervioso central.

Elena García Armada

La ingeniera Elena García Armada se doctoró en robótica y junto a un equipo del CSIC ha desarrollado un exoesqueleto biónico para niños que sufren de atrofia muscular espinal; una enfermedad hereditaria y degenerativa que afecta al movimiento muscular voluntario.

Pilar Mateo

La química Pilar Mateo dio un giro al foco de sus investigaciones, pasando de estudiar ignífugos a desarrollar pinturas insecticidas. Su patente Inesfly es una pintura resinosa que permite controlar a los artrópodos y por lo tanto las enfermedades que puedan transmitir, como el Chagas.

Si te has quedado con ganas de más echa un vistazo a la exposición virtual de Patentes de Mujeres del Museo de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Seguro que te encanta.

¿Quieres recomendarme alguna mujer importante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *